Toner como funciona?

Impresora LaserLa impresión del toner se fundamenta en la electricidad estática, merced a ella puede llevar a cabo el próximo proceso:

Funcionamiento de un toner: A medida que el tubo fotosensible gira, sobre su superficie se forma la imagen a imprimir a través de puntos electropositivos, merced a la acción de un haz de luz láser. Estos puntos electropositivos atraen las partículas de toner electronegativas, apareciendo de esta manera sobre la superficie de dicho tubo la imagen a imprimir formado por los puntos negros de toner negativos adheridos.

El papel en el que se imprimirá es cargado con carga positiva, y pasa al lado del tubo conforme éste gira. De esta forma atrae los puntos con toner electronegativo adheridos al tubo, pasando la imagen del tubo al papel. Después, el toner adherido al papel es derretido por calor, a fin de que quede fijado al papel.

Este proceso se conoce como “impresión láser“, si bien asimismo se emplean otros medios para generar exactamente el mismo efecto que un haz de luz láser, usando diodos lumínicos (Led) o bien con cristal líquido (LCS).

Mientras que las impresoras de matriciales de agujas o bien las de chorro de tinta imprimen sobre el papel de línea on-line, conforme el cabezal recorre cada una, las impresoras electrostáticas producen (tras más o bien menos tres vueltas del tubo) una página completa, con lo que la impresión en laser es más veloz.

Como marcha una impresora laser: Las impresoras láser se fundamentan en el sistema de impresión de las fotocopiadoras. En éstas, desde la imagen en papel a fotocopiar alumbrada por una potente lámpara, se forma una imagen electrostática en la superficie fotosensible (de material conductor fotografía-orgánico o bien selenio) de un tubo. Ello se debe a que la superficie del tubo convierte la imagen óptica -generada por la luz reflejada por la imagen a copiar, que incide enfocada sobre el tubo- en su equivalente electrostático, al como se adhiere el toner, por estar constituido por partículas de carga eléctrica contraria a la de dicha imagen electrostática.

En una impresora láser no se posee, como en una fotocopiadora, una imagen original en papel, sino más bien que ésta existe como una matriz ordenada de unos y ceros a imprimir, en la memoria de la impresora. Si se imprime en blanco y negro, un uno hace que el microprocesador que gobierna la impresora encienda el haz láser que barre la superficie del tubo. Al incidir el haz en un punto de dicha superficie, este pasa a ser un punto con carga positiva, sobre el que se adherirán partículas de toner negativo. Los ceros no encienden el haz, resultando puntos sobre los que no se adherirá el toner, que entonces serán puntos blancos en el papel.